Respaldo Médico y Científico

Herbalife es desarrollados por científicos de clase mundial.

¡Hágase socio!

Obtenga descuentos y participe de promociones.

Nutrición para una vida saludable

Dale la bienvenida a una vida activa y saludable

Los jóvenes de hoy también sufren hipertensión

Los jóvenes de hoy también sufren hipertensión

Los jóvenes no están exentos de sufrir hipertensión. Es más, el número de casos de personas, con edades comprendidas entre los 18 y 30 años, que sufren esta enfermedad es cada vez mayor, lo que resulta alarmante.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la hipertensión como un mal silencioso, que afecta a personas adultas y a jóvenes. Esta dolencia se manifiesta con un aumento de la presión dentro de las arterias, lo que la convierte en factor de riesgo de accidentes cerebrovasculares, insuficiencias cardíacas, infartos y lesiones en el riñón. La preocupación de la comunidad médica, a escala mundial, radica en que los adolescentes son un grupo de población que, por regla general, no suele estar enferma y peor aún sufrir hipertensión.   

El hecho es que el riesgo cardiovascular en este grupo poblacional está poco estudiado. Según un informe publicado por la OMS, los jóvenes que son más susceptibles de sufrir hipertensión son aquellos que presentan problemas de sobrepeso y también aquellos que tienen dietas altas en carbohidratos. Además, el consumo de cigarrillos también los expone a sufrir esta dolencia.

Según un informe publicado en el diario The New York Times, entre el 30 y el 35% de los casos de hipertensión arterial son difíciles de diagnosticar. En este porcentaje se incluyen, en particular, los pacientes jóvenes: personas laboralmente activas y sanas que no necesitaron acudir al médico de atención primaria, ni a un centro de salud por ningún motivo. Con frecuencia, la hipertensión se describe que aparece a partir de los 40 o los 50 años, pero ahora la combinación de hábitos de vida no saludables, alimentación deficiente y escasa actividad física, hace que cada vez haya más pacientes en edades tempranas, entre los 25 y los 30 años, que desarrollan hipertensión. El  riesgo aumenta cuando el padre o la madre son hipertensos.

El mayor problema es que  muchos jóvenes mantienen durante años una alimentación que deja mucho que desear en cuanto a cantidad de calorías y consumo de azúcares.  Además, existe otro factor importante: en la actualidad practican un ocio sedentario, delante de una pantalla de la computadora o de la televisión. “Los muchachos cambiaron la actividad física por actividad de reposo y eso se está traduciendo en que la hipertensión aparezca a edades más tempranas”, asegura el venezolano Vicente Dávalos, médico cardiólogo radicado en Ecuador.

Como los jóvenes son uno de los principales grupos sin diagnosticar, es necesario que en cada país se emprendan campañas de prevención, donde se subraye la importancia de acudir a revisiones periódicas. Incluso hay médicos que sugieren que en los casos donde existe sospecha de poder desarrollar la enfermedad, se tome la presión arterial en casa. Según Vicente Dávalos resulta fundamental que los especialistas cuenten con protocolos para intentar minimizar el margen de error asociado, aumentar el control de la enfermedad y reducir la aparición de enfermedades asociadas.  El médico indica que en Ecuador también se han incrementado los casos de jóvenes con estos cuadros. “La incidencia de presión arterial y enfermedades cardiovasculares ha aumentado increíblemente y uno de los motivos es el tipo de alimentación”. Dávalos dice que antes los niños y los jóvenes estaban acostumbrados a que al salir del colegio, todos se iban a sus casas a comer un almuerzo saludable, preparado por las madres. Hoy, esta rutina se trastocó, porque cada vez hay menos tiempo para preparar almuerzos bien equilibrados. “Las madres y los padres ya no tienen mucho tiempo para cocinar y optan por los alimentos enlatados y la comida precocida”.

La hipertensión —según precisa Dávalos— no puede curarse en la mayoría de los casos, pero puede controlarse. En general, hay que seguir un tratamiento regular de por vida para bajar la presión y mantenerla estable. En los jóvenes es posible que los especialistas supriman la medicación y recomienden a sus pacientes iniciar una rutina de ejercicios, acompañada de la adopción de una dieta alimenticia equilibrada. En el caso de los adultos, además de los ejercicios diarios, los cardiólogos mantienen el suministro de fármacos, porque la edad juega en contra.  Según un estudio desarrollado por el Journal of the American Medical Association, además de la mala alimentación, una de las mayores causas de hipertensión arterial en jóvenes es el estrés, ya que este activa el estado de alerta del sistema nervioso, elevando la fuerza del bombeo de la sangre e incrementando el volumen de esta con cada latido. Al mismo tiempo, puede producir la liberación de las hormonas como la adrenalina y noradrenalina, que estimulan el corazón y los vasos sanguíneos. De hecho, la impaciencia y la angustia elevan las posibilidades de desarrollar hipertensión arterial en los jóvenes. Aunque en la mayoría de casos se suministra medicación, cada vez hay un mayor número de médicos que sugieren tratamientos alternativos.  

La hipertensión, realmente, no es una enfermedad de los ‘viejitos’. Lo que ocurre es que pensamos que los jóvenes no pueden padecerla; es cierto que es más frecuente en las personas mayores o de la tercera edad, porque su aparato vascular se deteriora y eso puede llevar a elevar las cifras de presión, pero los jóvenes también pueden sufrir esta dolencia. El problema es que no se controla la presión de los jóvenes, porque se asume que no tienen presión alta y lo mismo pasa con los niños. Incluso, los pediatras deberían medir la presión a los infantes. En los jóvenes cuando son hipertensos, siempre hay que buscar una causa secundaria, porque esta permite conocer el origen.  Al contrario de esta, la causa primaria no siempre es evidente y, generalmente, está relacionada con un trastorno genético, porque provienen de una familia de hipertensos y los hijos lo heredaron. Cuando la causa es secundaria se puede identificar su raíz, que puede ser incluso un tumor, problemas renales, etc. Hay que indicar que el estrés no está relacionado con un causal de hipertensión, pero un hipertenso que tiene también altos niveles de estrés, probablemente presenta cifras de presión alta. En esta patología también entran en juego la dieta, el uso indiscriminado de sal y  las ingesta exagerada de embutidos.

FUENTE: www.eltelegrafo.com.ec


Las notas periodísticas solo tienen valor informativo. No representan relación ni vínculo alguno con el sitio web.

Planes a medida

¡Estamos en línea!

Nos apasiona promover e incentivar una vida sana y activa con Herbalife; informando, asesorando y educando a las personas acerca de la importancia que tiene la alimentación sobre nuestra salud.

Contactanos

Distribuidores independientes Herbalife

Los productos solo están disponibles a través de los distribuidores Independientes Herbalife.

Buenos Aires, Argentina

Encuentranos aquí

Education - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.